Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘FUNDAMENTOS’

Publicado el 27-12-2006

El Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz que Benedicto XVI ha hecho público para el año 2007 se titula La persona humana, corazón de la paz. Para los cristianos, cada ser humano tiene un valor sagrado porque es imagen de Dios y ha sido redimido por Cristo.

Juan Pablo II recordaba que el Redentor del hombre confirma los derechos de las personas. Y entre estos derechos se encuentra el derecho a la vida. No es casual que en una sociedad descristianizada como la nuestra, en la que no hay sitio para Dios, haya tantos atentados contra el derecho a la vida. Nuestro entorno cultural presume de tolerancia con todas las ideas y costumbres pero es implacable con las personas y su derecho a existir. La violencia contra la persona, sea niño, adulto, anciano, hombre o mujer, es un atentado contra la paz. Incluso cuando esa persona se encuentra en las primeras fases de su desarrollo, como sucede con los embriones que, para la legislación española, son simplemente material de laboratorio, objeto de experimentación, manipulación, negocio o destrucción.

Otro síntoma de la falta de paz en el mundo, recuerda Benedicto XVI en el Mensaje citado, es la falta de respeto y la vulneración de la libertad religiosa. No olvidemos que aún en nuestros días, hay cristianos perseguidos, verdaderos testigos de la fe. En Europa, y especialmente en España, la paz se ve amenazada no tanto por la persecución física como por el escarnio cultural sistemático, muy especialmente contra lo católico.

Frente a esta ideología intolerante que pretende excluir del espacio público la visión cristiana del hombre y la comunidad estamos convocados a trabajar por la paz pregonando y defendiendo con valentía los derechos fundamentales y de la dignidad de cada persona.

Teresa García-Noblejas, Responsable de PROFESIONALES POR LA ÉTICA, FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE ASOCIACIONES

Anuncios

Read Full Post »

Ecclesia Digital, 2-7-2008

El periódico independiente de la mañana nos ilustró con un nuevo artículo de opinión del catedrático de cabecera de este grupo mediático, Gregorio Peces-Barba. El artículo se llama La ideología del enemigo total y en ella se dedica Gregorio a dar estopa a todo el que no piensa como él o que actúa de una manera diferente. Le atiza a la presidenta de la Comunidad de Madrid y sale en defensa de Rajoy (Mariano, yo que tú me preocuparía) y descalifica a un escritor de éxito que no sabemos quien es pero que a Gregorio le molesta.

Pero lo que de verdad le gusta a Gregorio es sacudirle a la Iglesia católica. Textualmente, asegura Peces que la ideología del enemigo sustancial afectó, con el leninismo y el estalinismo, al marxismo y es también una enfermedad crónica en la cultura de las religiones, cuando se institucionalizan y se organizan jerárquicamente. A renglón seguido, insiste Gregorio en que los papas y los obispos siempre están desconfiando de la Ilustración, de la laicidad y de la libertad religiosa.

A ver, Gregorio. Al margen de que la Iglesia católica ha reconocido las cosas buenas de la Ilustración, promueve la laicidad positiva y defiende sin ambages la libertad religiosa, debes revisar las contradicciones de tu propio discurso. Porque según dices, la ideología del enemigo sustancial afecta también a personas que no han asumido el pensamiento liberal, democrático, social y republicano que conforman el talante de respeto y de nobleza de espíritu y de amistad cívica de los que no creen que ningún hombre aporte una verdad total y redentora. ¿No crees, Gregorio, que descalificas de plano a todo el no comparte el conjunto de tu pensamiento y con ello le sitúas en el plano de tus enemigos totales? Hay que ser más tolerante, Gregorio, y escuchar con nobleza de espíritu a los que no piensan como tú, sin descalificarles de antemano.

Teresa García-Noblejas Santa-Olalla, Responsable de PROFESIONALES POR LA ÉTICA, FEDERACIÓN ESPAÑOL DE ASOCAICIONES

Read Full Post »

Decía De Gásperi que “en política debe regir el principio de laicidad: el creyente actúa como ciudadano en el espíritu y en la letra de la constitución y se compromete a sí mismo, a su categoría, a su clase y a su partido, pero no compromete a la Iglesia”.

No le faltaba razón a quien fuera ejemplar cristiano y eficaz Ministro de Asuntos Exteriores y Presidente del Gobierno de Italia, pero su tesis, buen antídoto para nuestra muchedumbre de aficionados al insano clericalismo, presuponía, para ser precisa, que el creyente es, de verdad, “creyente”. Y esto bien debiéramos saber los bautizados que no es precisamente un adorno. Antes bien, es una opción libre que, tomada en serio, transforma radicalmente toda nuestra vida haciendo que las realidades temporales en las que somos peregrinos tengan un significado diferente, ordenado a eso que nuestros mayores llamaban la “bienaventuranza” del hombre.

He aquí, pues, la tesis completa: el creyente actúa en la vida cívico-política desde su esencia religiosa, pero adopta en el espíritu y en la letra lo que es propio de la condición ciudadana, sabiendo distinguir las diferentes finalidades de la Iglesia y la sociedad civil.

Viene esto a propósito de la dolorosa y a la vez venturosa “crisis” a la que los católicos españoles nos hemos visto abocados merced a la brutal arremetida laicista de quienes nos gobiernan desde el poder político y mediático. Agresión que, en último término, pretende imponer a los españoles una falsa y absurda incompatibilidad entre catolicidad y ciudadanía.

“Crisis” porque, conforme a una de las acepciones del Diccionario, representa un “cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente”. Si el Espíritu ha querido valerse de este medio, a nuestra libertad corresponde ahora confiar, discernir, aprender… y luchar para resistirnos al agravamiento y poder mejorar.

Muchos son los síntomas de la enfermedad, fuera y dentro de la Iglesia. Inmenso lo que todos tenemos que aprender y que, en cualquier caso, siempre comienza y culmina en la necesidad de conversión personal a Cristo vivo. Pero en lo que a los laicos toca, conviene también, con urgencia, volver sobre lo que proponíamos al principio de esta columna. Y es que uno de los síntomas ahora demasiado evidentes de nuestra enfermedad interna es que una buena parte de los seglares españoles nos hemos instalado en dos actitudes funestas: la mentalidad laicista de “los buenos” y la mentalidad clerical.

La mentalidad laicista de “los buenos” se caracteriza por su desdén hacia la dimensión pública de la fe y la importancia de la Cultura cristiana, hasta relegar, de hecho, el Evangelio a la vida privada. Una actitud que, sin apenas darnos cuenta, nos ha llevado a rehusar la participación, con pleno sentido apostólico, en los diversos ámbitos de la sociedad civil de la que formamos parte: comunidad de familias, centros educativos, barrios y municipios, empresa y trabajo, corporaciones profesionales, medios de comunicación, vida científica y académica, política de partidos, cargos públicos, etc. Silencio y cobardía, al cabo, que no representan sino un incongruente dualismo al que la actual imposición desde el poder de una Cultura abiertamente hostil a cualquier trascendencia y al verdadero sentido del hombre está haciendo saltar por los aires.

Y “enfermedad” también en nuestra genética mentalidad clerical: laicos que hemos renunciado a tener voz propia y a tomar la iniciativa; a asumir con todas sus consecuencias –incluida la posibilidad, nada remota, de equivocarnos- la libertad y la autonomía que, en comunión y fidelidad, la Iglesia nos reconoce; a ser protagonistas como nos corresponde y sin delegar cómodamente en nuestros valientes Obispos, sin por eso dejar de sentir con ellos… La “crisis” ha evidenciado lo que, en teoría, ya sabíamos: en la modernidad, la Cultura cristiana y el auténtico bien común no se pueden construir ni defender sólo desde las estructuras eclesiásticas; es indispensable la presencia real y la vertebración de la ciudadanía cristiana organizada.

Recordemos, en fin, lo que Juan Pablo II no ha dejado de repetir a lo largo de su “revolucionario” pontificado: “para animar cristianamente el orden temporal (…) los fieles laicos de ningún modo pueden abdicar de la participación en la política (…)”.

 

Y pásenlo: SOMOS CRISTIANOS Y SOMOS CIUDADANOS.

Jaime Urcelay. Presidente de PROFESIONALES POR LA ÉTICA

Read Full Post »